Deporte

Correr en ¿ asfalto o camino ?

Si eres runner, sabrás que es una de las preguntas recurrentes. El tipo de terreno influye y mucho, a la hora de salir a hacer unos kilómetros. Tanto un espacio como otro tienes su pecularidades, sus pros y sus contras. Y todo conviene saberlo y estudiarlo para saber a qué inconvenientes nos enfrentamos o por ejemplo, para saber qué tipo de calzado es el idóneo para cada tipo de suelo. No es baladí pensar que todo dependerá igualmente del objetivo que nos marquemos a la hora de salir a correr o entrenar. También va a depender de nuestra condición física y del estado de nuestras articulaciones.  Tampoco deberíamos olvidar la hidratación necesaria si cubrimos entrenos de más de 30 – 40 minutos.

Qué debes saber antes de salir a correr

A veces, o en la mayoría de los casos, quienes optan por salir a correr, no se plantean cuestiones primordiales que debieran ser importantes y no sólo para correr, sino para la práctica de cualquier tipo de deporte. Posiblemente, echar unos minutos, andar con un paso ligero o sprintar en unos metros … serán metas fácilmente alcanzables. La situación cambia cuando empiezas a sumar kilómetros a tus piernas. A partir de ahí, todo, empieza a influir en nuestro rendimiento y capacidad. Para ahorrar un sobreesfuerzo y compensar el cansancio y la fatiga, que llegará, es importante que tengamos en cuenta que correr, como en cualquier deporte, exige su tiempo de adaptación, su técnica, su calzado adecuado…

¿ Dónde puedo correr ?

correr asfalto

Asfalto / Ciudad:

 

  • Pros: Entre los defensores de correr sobre asfalto, sin duda, la regularidad del terreno es una de las cuestiones que más destacan. Eso hará que el impacto de la pisa sea mucho más uniforme  y evitemos las posibles y temidas torceduras de tobillo. Es un terreno para rodar rápido y mucho más limpio que el campo, aunque menos natural. ¡ Claro !

 

  • Contras: La dureza y firmeza del terrero urbano, de lo contrario, hace que el impacto sea mayor por lo que castigamos las articulaciones. El asfalto da poco juego, pasados unos minutos se puede volver aburrido y a veces incluso, contraproducente si topamos con mucho tráfico. Puede que la carrera se interrumpa más de lo deseado, sin desdeñar el riego que implica correr entre coches, motos o autobuses.

 

Tierra / Césped / Campo / Playa:

 

  • Pros: Sin duda, entre las ventajas de optar por la tierra, el césped, el campo o la playa es la dureza intermedia del terrero. En estos casos, el impacto de la pisada sobre el terreno es medio – bajo, según el caso. Recomendable, sobre todo, para quienes tengan algún problema de articulaciones, rodillas, tobillos … Habrá mucho menos tráfico por lo que reducimos la exposición al peligro y los paisajes y escenarios dejan estampas realmente motivantes. El contacto con la naturaleza es total y el feedback que recibimos es de auténtica maravilla al aire libre.

correr camino

  • Contras: Pero no todo son ventajas. El terreno del campo también tiene piedras sueltas y pequeños hoyos que se camuflan entre hierbas o pequeños arbustos pueden traicionar a nuestros tobillos y jugarnos una mala pasada. No siempre tenemos cerca una zona de campo o césped para salir a correr. A menudo son poco transitados, aunque en los últimos años, sí que es cierto, que dentro de esta opción, hay muchos runners que han encontrado las vías verdes: antiguas vías del tren, de terreno compacto, muy transitadas por quienes pasean con sus mascotas, van en bici …

Trail. En los últimos años se ha popularizado correr por senderos. Un terreno más o menos estable pero irregular, casi siempre y poco homogéneo, con altibajos, desniveles, cuestas y bajadas pronunciadas … que lo convierten en un terreno de dificultad media alta para el que debemos estar medianamente preparados. No es raro que en el trail debas cruzar algún pequeño riachuelo o incluso gatear por terrenos por donde resulta difícil mantener la verticalidad. En este caso, debemos olvidarnos de volver a caso limpios e impolutos. La polvareda o el barro son aliados de los senderos.

 

Hidratación

El tipo de calzado, la hora elegida, el sitio propicio, el estado físico … son elementos imprescindibles cuando decidimos salir a correr. Pues la hidratación, debe estar en el top five de esos imprescindibles. Una correcta hidratación debe hacerse antes, durante y después. Una mala hidratación puede quemar tus opciones físicas antes de tiempo. Pensar en hidratarse sólo después de correr es un error ya que la reposición de líquidos debe ser natural, para ayudar a nuestro organismo a regular la temperatura, respirar bien y fomentar la sudoración conforme empezamos a generar cierta actividad física.

En tal caso, desde Loading, te propones la opción ideal para una correcta hidratación en la que no deben faltar, los isotónicos – en polvo o bebidos, a gusto del consumidor -. Lo tomes como lo tomes, en ambos casos, favorecen el rendimiento, la recuperación y la resistencia. Mejora la absorción de agua durante el ejercicio físico, por lo que ayudará a restablecer el estado de hidratación.

Bebida isotónica en polvo 

Cómo tomar:  

Se deben disolver 30 g (2 cacitos de 200 ml rasos) de polvo isotónico en 500 ml de agua. Remover hasta que se haya disuelto. Tomar antes o después del entrenamiento.

Bebida deportiva concentrado para diluir

Cómo tomar:  

Durante el ejercicio: vierte el contenido de una botellita en 500 ml de agua, agita y ya tienes lista tu bebida isotónica. Se puede tomar cada 15-20 minutos de ejercicio.

Después del ejercicio: puedes tomarte una botellita inmediatamente después de la actividad deportiva junto con abundante agua para recuperar rápidamente los electrolitos perdidos durante el esfuerzo o entrenamiento.

Si te interesa la info, puedes consultar más en los blogs de HsnStore o Vitónica .

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *